viernes, 29 de agosto de 2014

LAS COSAS QUE TENGO PARA DARTE

las cosas que tengo para darte,
caben en un ahora mismo,
ocupan poco y tienen luz propia.
se entremezclan en los dedos,
adoran el silencio, los boleros y la melancolía.
atesoran lunas escarchadas y
lágrimas de cocodrilo.
desvarían a menudo y
se alborotan con la ternura.
acostumbran a esperar la mañana, sin molestar.
no se sienten nunca solas.


Foto: las cosas que tengo para darte,
caben en un ahora mismo,
ocupan poco y tienen luz propia.
se entremezclan en los dedos,
adoran el silencio, los boleros y la melancolía.
atesoran lunas escarchadas y
lágrimas de cocodrilo.
desvarían a menudo y
se alborotan con la ternura.
acostumbran a esperar la mañana, sin molestar.
no se sienten nunca solas.
Google

jueves, 28 de agosto de 2014

MAL DE ALTURA

me hablaba del amor, como del nacimiento de un río,
en el vientre de la cumbre de los milagros.
allí, donde la montaña no sabe de besos sedientos de agua clara.
no conoce boca que le ore, que le solicite.
allí, donde el latir del corazón, pierde cadencia 
y el mal de altura, agota cualquier posibilidad de alcanzar la cima.


Foto: me hablaba del amor, como del nacimiento de un río,
en el vientre de la cumbre de los milagros.
allí, donde la montaña no sabe de besos sedientos de agua clara.
no conoce boca que le ore, que le solicite.
allí, donde el latir del corazón, pierde cadencia 
y el mal de altura, agota cualquier posibilidad de alcanzar la cima.

fotografía de Malena
Fotografía, Malena Anguera.

domingo, 10 de agosto de 2014

COMO LA ATLÁNTIDA

fue un amor a ras de piel, superficial, nada profundo 
nítido como la silueta del aire.
no acabó de penetrar en los pulsos 
no afectó a órganos vitales
cogido a tiempo, las primeras curas fueron suficientes 
el corazón, apenas corrió riesgos 
aquél, fue un amor como la Atlántida 
basaba su existencia, en los escritos



Foto: fue un amor a ras de piel, superficial, nada profundo 
nítido como la silueta del aire.
no acabó de penetrar en los pulsos 
no afectó a órganos vitales
cogido a tiempo, las primeras curas fueron suficientes    
el corazón, apenas corrió riesgos 
aquél, fue un amor como la Atlántida 
basaba su existencia, en los escritos
Google