martes, 24 de junio de 2014

INOCENTEMENTE LIBRE

tuvo la noche, 
lo efímero de una fuente de colores.
la rebeldía de una hoguera, en un cruce de mi calle. 
la esencia de la infancia.
el tiempo justo, para sentirme inocentemente libre.

trajo la noche,
las manos de mi padre, enviando un cohete, hasta más allá de las estrellas.
la cara de Helena, tierna mezcla de emoción y pánico.
y una rumba
y un cha-cha-chá
y un deseo
y un bolero en la memoria.


Foto: tuvo la noche, 
lo efímero de una fuente de colores.
la rebeldía de una hoguera, en un cruce de mi calle. 
la esencia de la infancia.
el tiempo justo, para sentirme inocentemente libre.

trajo la noche,
las manos de mi padre, enviando un cohete, hasta más allá de las estrellas. 
la cara de Helena, tierna mezcla de emoción y pánico.
y una rumba 
y un cha-cha-chá 
y un deseo 
y un bolero en la memoria.
Google

1 comentario:

  1. Quizá son pasajes de tu vida que, sin querer evocan a los míos.
    Quizá en su inocencia sea sólo poesía.

    ¡Enhorabuena!, llega.

    ResponderEliminar