miércoles, 16 de enero de 2013

A HELENA, PASADO UN AÑO

ha quedado hecho añicos.
exactamente, no sé que es;
si el corazón, si el alma, si la fuerza...
pero va por dentro y duele, 
incomparable a nada, duele. 
el trocito más grande, dista mucho
del tamaño de un grano de arena.
se me ha esparcido por dentro,
como un descontrolado incendio,
como una mala hierba,
como una gigantesca ola en un negro océano.
comienzo la reconstrucción.
no sin pena, no sin rabia;
le robé el aliento a "Campanilla".
no me vio nadie.


a Helena, pasado un año.


Foto: ha quedado hecho añicos.
exactamente, no sé que es;
si el corazón, si el alma, si la fuerza...
pero va por dentro y duele, 
incomparable a nada, duele. 
el trocito más grande, dista mucho
del tamaño de un grano de arena.
se me ha esparcido por dentro,
como un descontrolado incendio,
como una mala hierba,
como una gigantesca ola en un negro océano.
comienzo la reconstrucción.
no sin pena, no sin rabia;
le robé el aliento a "Campanilla".
no me vio nadie.


a Helena, pasado un año.

1 comentario:

  1. La reconstrucción siempre es lo más difícil, lo que más cuesta, quizá mucho más cicatrizar las heridas...

    Cuídate.

    ResponderEliminar