miércoles, 29 de agosto de 2012

TODO HA IDO LLEGANDO EN TRENES

Poco a poco, todo ha ido llegando en trenes.

La infancia, llegaba en el tren de la Feria,

las tardes de agosto y manzanas de caramelo,
hasta el día en que la bruja, vendió su escoba.

La adolescencia, en el del carbón,
atravesando desafiante el Moll de la Fusta,
haciendo del mar, algo inalcanzable.

La juventud, en el de la costa,
abarrotado de polizones sin billete,
sin libertad y sin futuro.

El amor, en el de las 19'05 h.
de aquella tarde de octubre y se detuvo
en aquel apeadero para siempre.

La vida en definitiva, en el de la vida,
entre lo cotidianamente establecido,
y lo absurdamente deseado.

El último, ¿quién sabe?... que sea tarde.
Si es posible, al final de un largo recorrido,
y en dirección al invierno.





Foto: TODO HA IDO LLEGANDO EN TRENES

Poco a poco, todo ha ido llegando en trenes.

La infancia, llegaba en el tren de la Feria,
las tardes de agosto y manzanas de caramelo,
hasta el día en que la bruja, vendió su escoba.

La adolescencia, en el del carbón,
atravesando desafiante el Moll de la Fusta,
haciendo del mar, algo inalcanzable.

La juventud, en el de la costa,
abarrotado de polizones sin billete,
sin libertad y sin futuro.

El amor, en el de las 19'05 h.
de aquella tarde de octubre y se detuvo
en aquel apeadero para siempre.

La vida en definitiva, en el de la vida,
entre lo cotidianamente establecido,
y lo absurdamente deseado.

El último, ¿quién sabe?... que sea tarde.
Si es posible, al final de un largo recorrido,
y en dirección al invierno.

Fotografía de Susana Muñoz


Fotografía de Susana Múñoz.

1 comentario:

  1. No pierdas la esperanza... la vida te da sorpresas.

    Saludos

    ResponderEliminar