jueves, 2 de agosto de 2012

DE REPENTE...


Como si de repente,
una frase de Whitman,
pusiera fin a un invierno
de cien meses y un día.

Como si de repente,
un poema de Neruda,
te hiciese jurarle amor eterno
a alguien que aún no conoces.

Como si de repente,
una canción de Ruibal,
le convenciese para irse a vivir contigo
al palacio del rey moro.

Como si de repente,
el planeta Venus,
cayese en uno de los tiestos
del balcón de tu Luna nueva.

Como si de repente,
Whitman, Neruda, Ruibal y Venus,
se alineasen con tu causa
de locura y deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario