sábado, 12 de mayo de 2012

CARA A CARA


Aquella mujer dijo palabras que me desencajaron.
Construyó frases que me hicieron temblar.
Recitó la oración rebelde en la inquietud de la noche última.
La dureza de su rostro hundido,
sacó de mí al desconocido,
al caminante indeciso,
al poeta apedazado,
al hombre sin oficio.
Aquella mujer me puso cara a cara frente a la verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario