viernes, 13 de abril de 2012

EMPEDERNIDAMENTE ROMÁNTICO

No me prejuzgues, acertarás.
Si lo haces, me declararé culpabilísimo,
con premeditación y ensañamiento.
De condenarme, hazlo a morir ametrallado por tus besos.
A poder ser, al alba y en tu cama.
Sin vendarme los ojos, iré cegado de amor.






Google

No hay comentarios:

Publicar un comentario