jueves, 29 de marzo de 2012

FLORES, MUCHAS FLORES !


Flores, muchas flores !

Como rutina y aliento.
Por la vida en colores vivos.

Para consolidar la alegría,
para defender la esperanza.

Hasta cubrir la rosa de los vientos.
Hasta alfombrar la mar embravecida.

Flores, plantémos muchas flores !

Entre los pechos de las muchachas enamoradas, 
en las comisuras de los labios que sonríen.

En las cunetas del país de las vergüenzas,
al pie de los paredones del olvido.

Flores, plantémos muchas flores !


Malena Anguera

viernes, 23 de marzo de 2012

ALMA MÍA


A mi Su...

Susana, se me muere en ultramar y me lo cuenta.
A miles de distancias, le implora a su alma alejada.
Astilla la noche en estrellas.
Le escribe unos versos al miedo,
en la arena de la última playa.
No me dejes del todo, alma !

Reservame el último tango...te quiero, Gata.

ALMA MÍA
Alma mia tan etérea y misteriosa
tan callada y constante,
Sutil mariposa, errante en el alba.
Un vuelo de brisa estalla
como si fuera una lágrima
que desliza, un cielo que danza.
Alejada que hubieras de mí
en otra distancia,
sobrevolada que fuera mi imagen
por tu florescencia clara,
no me dejes del todo,
sé constante, mi alma.

Es la hora de partir.
¿Se desharán las miradas?
La bruma eclipsará la palabra?
será la hora del último recuerdo,
¿la conciencia anonadada?.
Es la hora de la verdad.
Es la hora de la sombra
donde ni siquiera las alondras
se atreven a hacer nido.
Donde el final me llevará
irremediablemente al vacío
de la completud infinita.
La noche se astillará en estrellas
como un suspiro en el espejo,
será imperceptible la huella
del aliento mientras tirita
el pulso acompañando el miedo.
Será un poema de amor
escrito en la arena,
mientras, despacio,
lo va borrando la marea.

En las coordenadas de la nada,
donde fija la eternidad su estancia,
habré de esperarte en la cima
de la montaña, en algún valle,
en las veredas de la ciudad que canta,
que cobija, que me aturde, me abriga y me espanta,
donde mis ojos, aun entreabiertos,
aun sin ver, dejará una luz de esperanza.
No me dejes del todo, alma!
Fuimos, en vida, luz y mañanas.
Luna y madrugada.
Nieve y deshielo.
Arena y playa.
Lluvia de Abril.
Verso y palabra.
Ay...si pudiera...
perpetuarme siquiera
más allá de la plegaria.

Susana Gea


 
Google

domingo, 18 de marzo de 2012

SUCEDE, LO SABES


Sucede, lo sabes.
Salgo por las mañanas al mundo, con reparo.
De la mano del señor Diazepan, desconfiado.
Con un empujoncito y un beso, sin tenerlas todas.

De puertas afuera, empatizo con la gente.
Sufro el metro en hora punta,
hablo de la jodida crisis,
de la grandeza de Messi.
Me indigno, me solidarizo,
me dan como a todos, en toda la boca,
exijo la lluvia mirando al cielo.
Sonrío, me apeno, tropiezo, me levanto...doy el pego.

Sucede, lo sabes.
Exactamente igual, que te sé cuando regreso.
Porque de puertas adentro y a pesar de todo,
me recogen tus manos, me recomponen, me recuperan.
Tus manos, remedio de todos mis miedos.


 
Google

sábado, 10 de marzo de 2012

HASTA AQUÍ


Llegó dando tumbos, hasta aquí,
sorteando proyectiles de ignonimia.
Aunque le alcanzaron el odio y  la venganza,
esquivó mil infamias, otras tantas muertes.  

Achicó afrentas del fondo del pozo,
para poder moverse con dignidad,
por donde nadie le viese,
le intuyese, le persiguiese.

Hasta aquí,
el norte idealizado,
el reino de la magia, 
el este del Edén,
el vivero de futuros.

Hasta aquí,
donde se extravía un norte a cada segundo,
la magia aburre,
el Edén es un burdel
y el futuro, desprende un fuerte olor a pasado. 


Google

domingo, 4 de marzo de 2012

EN LA CUERDA FLOJA, UN AMOR


Nunca era el día adecuado,
nunca el momento oportuno.
Cada cuál por separado,
cedía al otro su turno.

Su instante de las verdades,
su retahíla de reproches.
La fuga de las complicidades,
se silenciaban de noche.

Como una soga de esparto,
como cadena de acero.
Algo tenía aquél cuarto,
que les ataba al “te quiero”.

Te quiero entre condiciones,
te quiero en la cuerda floja.
Pero ahora, aparca las reflexiones,
vete quitando la ropa.

Nunca era el día adecuado,
nunca el momento oportuno.
Ven, échate a mi lado,
sin comentario ninguno.

Google