miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL DIOS EN EL QUE CREO, NACE CADA DÍA.

Ese dios en el que creo, suele mostrarse ante el mundo, como uno más.
Tan mortal y vulnerable, tan de carne, hueso y deseos, como una más.
Le diferencian del común:
la predisposición, la lucha,
el querer y poder,
un altruismo de serie, que despiertan incluso temores.

No tiene símbolos, los detesta. 
Ni fervientes seguidores, es él quien sigue. 
No camina sobre las aguas, teme ahogarse. 
Ni ofrece sermones en las montañas, cree en la palabra.    
No requiere sacrificios, ni delirantes penitencias.
Ni tesoros, ni plegarias , ni palacios donde escenificar su obra.

A ese dios en el que creo, lo encontrarás desescombrando Lorca.
Deteniendo un ballenero, en las aguas del Antártico.
Empujando la silla de Miquel, para que pueda ver el mar.
Deletreandole a Elina su nombre, en una pared de Cabo Verde.
Combatiendo contra el olvido, junto a los desheredados de otros dioses.

Ese dios en el que creo, suele mostrarse ante el mundo, como uno más.
Tan mortal y vulnerable, tan de carne, hueso y deseos, como una más.


 Malena Anguera

3 comentarios:

  1. Dios no es decir
    es saber, es sentir
    Dios no es decir
    es amar, entregar
    Dios no necesita un día
    para aplaudir
    es el sol descubrir
    Dios no es decir
    es el verbo al mirar
    la injusticia sentir
    Dios no es mármol ni marfíl
    Es estar, caminar
    es luchar, es vivir...


    Tu Dios, es el Dios necesario en los corazones de todos.

    Mi deseo de un felíz año nuevo esperando entre esa luz en los corazones de muchos.

    Abrazos


    P.D: Dejé un regalo para los amigos en mi blog.

    ResponderEliminar
  2. Yo también creo en ese Dios, en el tuyo y en el de Mayra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Al leerte se ma ha puesto la carne de gallina.
    ¡¡ Ese es mi Dios !!
    Gracias, un saludo

    ResponderEliminar