sábado, 11 de junio de 2011

Nunca dejéis de hablar.

Nunca dejéis de hablar.
En las plazas, en las improvisadas tribunas,
en los cafés, en las escuelas,
nunca dejéis de hablar.

Por más que el tiempo, las ideas o la fuerza,
amenacen con cortaros la lengua,
nunca dejéis de hablar.

De la miseria, el hambre y el olvido.
Del trasfondo de la batalla, del motivo.
De la muerte entre las flores.
De la ira cotidiana y sus colores,
nunca dejéis de hablar.

De la tierra, la cultura y la libertad.
Del derecho a sentir, de la igualdad.
De la esperanza comprometida.
Del aire limpio, del amor y de la vida.
Nunca dejéis de hablar.


 Samuel Rodríguez Aguilar.

4 comentarios:

  1. Si, que nunca dejen de hablar pero ... los demás tendremos que hacer algo no?
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Nunca dejes de hablar
    querido amigo
    de los sueños de muchos compartidos
    dame la mano ahora
    camina conmigo
    a pesar de todo
    no me han vencido...

    Cuando mi alma está de bajón, llega siempre una lucesita de esperanza, para seguir soñando.

    Mi abrazo apretado de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Le acabo de escribir a Tomás (Acróbata) que mi revolución es la de una fotografía que vi en el blog de Amelia: una chica con nariz de clown le regalaba unas flores y una sonrisa a uno de los antidisturbios de Barcelona:

    http://4.bp.blogspot.com/-yooyDSLW-XM/TeDVeqbdpLI/AAAAAAAAAtE/7BT_eNKikL0/s1600/256978_187267217990710_147869318597167_495631_2825814_o.jpg

    Tú lo sabes decir mucho mejor que yo

    ResponderEliminar
  4. Pero como van a dejar de hablar con todo lo que esta pasando, hasta yo, que me tachaban de habladora y llevo años cohibida en hacerlo, pa no dar la brasa, he vuelto a las andadas y estoy pillando forma y estoy feliz de tener ganas de volver a hablar, sobre todo para explicar a todo el que me pregunta por el 15M que es lo que se pretende.

    ResponderEliminar