miércoles, 1 de junio de 2011

Bendito miedo.

A veces, emerge de entre los grises cotidianos,
para llamar la atención de los amores cansados.

Hechos a imagen y semejanza de si mismos,
a base de años, a fuerza de costumbre.

A ladrillos de rutina mal ensamblada,
sin fundamentos, sin plomada ni cemento .

Y les revoca la idea mal concebida,
los reconforta, los refunda , los refunde.

Bendito miedo, arquitecto de puentes entre amores viejos. 


Google.

5 comentarios:

  1. Buendía amigo!!!!! hace tiempo que no nos visitamos... te acabo de encontrar en Blogger-escritorio...
    Me gusta la imagen de grises cotidianos y deseo que en la rutina de vivir todo el arco iris pasase por nuestra diaria aventura monótona....
    en los site dias de la semana!!!!!
    Un saludo cariñoso Begoña

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, Txema, esa imagen de los amores cansados, ensamblados de aquella manera (el que esté libre de culpa...). Y también la del miedo (bendito), que refunda y que refunde y tiende puentes.

    Muchas gracias por tu buen poema

    ResponderEliminar
  3. Es el miedo más bello que he leido, Txema.
    Eres un gran poeta y un ser humano extraordinario.
    T´estimo.

    ResponderEliminar
  4. Pues pienso como Katy, que debe ser el único miedo que me gusta, pero que sea en dosis chiquitas... Es verdad que ese miedo, y con un poco de suerte, 'refunda' y tiende puentes entre amores de largo trayecto.
    Poeta, lo digo acá también: ME GUSTA.

    ResponderEliminar
  5. Amores cansados que se sostienen como acueductos romanos. Maravilla Txema. una abraçada trapella.

    ResponderEliminar