domingo, 29 de mayo de 2011

Poema americano del norte.

Siempre quise escribir un poema americano del norte.


Me inspiró los versos, la sesión diaria de footing

por Central Parken compañía de mi personal trainner.

Al día siguiente, comencé los apuntes del poema

en una terraza de Manhattanfrente a un breakfast, 

a la sombra del Empire State Buildingtras haber cruzado 

el río Hudson, en el transbordador de las 08'55 AM.

Continué con él, en la habitación 423 del Chelsea Hotel,

donde no coincidí -motivos de agenda-,

ni con Dylan, ni con Cohen , ni con la Joplin.

Me pareció ver a Hendrix, al final de un oscuro pasillo

y a uno que atravesaba el vestíbulo a gran velocidad,

con un cuchillo en la mano. ¿podría ser Sid...?

Este poema americano del norte, aún no tiene the end,

probablemente, lo remate una de estas noches,

entre los prietos muslos de mi amada, Mary Jo Smith.

ohhh...my god !  

Google.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Debajo del sombrero.

Debajo del sombrero,
un aventurero sin aventura,
un cisne de color negro,
Julieta siempre enamorada,
de regreso a Cantillana.

Debajo del sombrero.
el whisky cae a garrafas,
el tabaco por cartones,
una tarde de septiembre,
a mil kilómetros de Les Rambles.   

Debajo del sombrero,
duermen el agua y el arte,
el gesto se descompone, 
la pena aflora a borbotones,
el sol, se disfraza de muerte. 

Ocaña y Camilo. Colita (1982)

domingo, 22 de mayo de 2011

Cosas del directo.

La vida es un riguroso directo,
en el que nadie grita ¡¡¡ corten !!! 
y subsana una secuencia.

Las tomas falsas y el making of,
no suelen tener ninguna gracia,
ni pasado el tiempo. 

El yo pensaba, el yo creía, el no sabía, 
de nada sirven.

No alegues ignorancia, exceso de celo,
ni repentino miedo escénico,
aún sirve de menos.

Reandar, suprimir, recomponer,
reintentar, reescribir,  
se le adjudica a los perdedores.

Ustedes ya saben... cosas del directo.



 
Google.

martes, 17 de mayo de 2011

Los que están llegando.

A pesar del riesgo que comporta.

Me hubiese gustado nacer,
en mil novecientos noventa.

Entre los que hoy exigen explicaciones,
entre los que ahora gritan,
entre los herederos de mis errores,
entre los subsidiarios de mi cobardía.

Nacer, crecer y revelarme,   
entre los sin trabajo,
entre los sin casa,
entre los sin... "motivos aparentes".

Levantar los adoquines,
buscar el mar debajo.
Reclamar mi legado en condiciones,
sin estafas, ni desfalcos.
Defender la calle, porqué es mía
y no de Manuel Fraga.

Me hubiese gustado nacer,
en mil novecientos noventa.

Entre las mujeres y los hombres,
que me hacen escribir este poema en solidaridad,
como desagravio y con vergüenza.

Entre los sin miedo
Entre los que están llegando.



Google

lunes, 16 de mayo de 2011

Confidencial.

Me cuesta ser sincero confidente,
abrir mi corazón amurallado,
contarle a la pantalla y al teclado,
cositas que me pasan por la mente.

A veces me apuñalan por la espalda,
al dar notoriedad a lo que siento,
me deja al descubierto y sin aliento,
pero he de confesarte, que me encanta.


 
Malena Anguera

lunes, 9 de mayo de 2011

Primer testamento.

                                                                                        Te deix, amor, la mar com a penyora.
                                                                                              Carme Riera

Te dejo (aunque nada de todo esto me pertenezca),

el ansia de quererte hasta la muerte.

La que no podrá evitar que así lo haga,

porque así lo quieres tú... y amén.

El viaje escalonado hacia mi Itaca,

si no la alcanzo, sé que llegarás por mi,

como llegas siempre.

Los versos del armario,

la guitarra del altillo,

las canciones nunca escritas,

la voz que las cantara.

El levante y el poniente,

la mirada del que calla,

los olores de tu casa,

el silencio del que otorga.

La emoción del " hasta siempre ",

el reencuento cotidiano,

voy y vuelvo,

¡ no te vayas nunca !

...y la mar, como prenda, te dejo la mar, amor.

Carme Gotsens. 

jueves, 5 de mayo de 2011

Presunción de inocencia.

Dicen, que intentaba el poeta besar al verso,
cuando este - el verso -, giró la cara.

Que al tiempo, otros tres versos insurrectos,
armados con mayúsculas acentuadas y paréntesis,
le atacaban por la espalda, le reducían
y le conducían preso a un lugar desconocido del corazón.  

Dicen, que en el lugar - el de la traición -,
se encontró un comunicado escueto, contundente, lapidário:

" El poeta, jamás disfrutará del privilegio de la duda,
ni de esa tan aireada y presuntuosa presunción de inocencia,
de la que tanto hablaba últimamente " .  


Colita a Jaime Gil de Biedma.