domingo, 3 de abril de 2011

Solía enamorarse por la tarde.

Solía enamorarse por la tarde.
Decía, que al rozar la llegada del verano,
a la hora de la fresca,
después de una buena siesta,
en el paseo cotidiano.

Decía, que a esa hora las muchachas,
agudizan los sentidos,
acaparan sensaciones,
desenfrenan los motivos, 
justifican los amores.

Que si uno es enamoradizo,
a esa hora, se desatan las pasiones.

                                  Malena Anguera

7 comentarios:

  1. Bien decía:
    "acaparan sensaciones,
    desenfrenan los motivos,
    justifican los amores".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Indiscutiblemente la llegada del verano inspira, y se abren las pasiones,como los pétalos de esa hermosa flor...

    Abracitos, poeta.

    ResponderEliminar
  3. Que si uno es enamoradizo,
    a esa hora, se desatan las pasiones.

    A esa hora, cuando el día está cayendo y tu mente se relaja , a esa hora si uno es enamoradizo , se desatan las pasiones .

    Un fuerte abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto, sobre todo de 5 a 6. Los momentos mas maravillosos que he vivido fueron en esa hora en que se desatan las pasiones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Como me gusta Txema, es suave como la brisa del atardecer cuando acompaña a las sombras que cubren los hombrosde una tarde soleada. precioso poema, dulce.

    Un abrazo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  6. QUÉ RARO. LA TARDE, LA PUESTA DE SOL; BUEN MOMENTO PARA EL AMOR. UN GUSTO VISITAR SU ESPACIO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar