miércoles, 27 de abril de 2011

Por aquel entonces.

Era la ternura, lo que intentaba descifrarte por aquel entonces,
aunque para ti ese nombre, se diese un aire raro.

Como a algo parecido al suahili, te sonaban 
los poemas de Benedetti y los boleros de Moncho,
a finés, Cowboy de medianoche y Casablanca.

El abrazo en los reencuentros, una mano sobre el hombro,
cualquier gesto complaciente, mi admiración... 

¡ Déjate de mariconadas, Txema ! 

¿ Recuerdas ? Eso solo fue con la ternura .


Eva Durán (Desing)

5 comentarios:

  1. Y desde aquel entonces, Txema y ternura siempre juntos!!

    ResponderEliminar
  2. Tendresa, tendresa i tendresa. No és això el que ens fa humans? Felicitats pel poema i a l'Eva per la fotografia. Molt bonica

    ResponderEliminar
  3. Al final pienso, venció el poeta al cowboy...

    Bendita mariconeria, como me gusta.


    Como siempre, genial.

    Abracitos muchos

    ResponderEliminar
  4. descifràs la ternura en cada gesto. Un poema, un bolero, la mano sobre el hombro...Bello. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Fabuloso maestro tierno soul sister nen.

    ResponderEliminar