sábado, 30 de abril de 2011

Poema 21.

Me voy, a recibir la madrugada desde lo alto del acantilado, me apetece tanto.
A borrar las huellas que dejé en el camino hacia la nada, para no reandarlo.
A olvidar el cansancio de este alma desarraigada de mares y sirenas embriagadas.
A desmentir horas de locura y compromiso, hasta que cicatricen los besos.
Quiero mirarme en unos ojos donde quedarme, me apetece tanto.
¿Me acompañas?

                                                         ...a Katy Parra, por los empujones.


 
Google.

7 comentarios:

  1. ...mirarme en unos ojos donde quedarme,...
    Afortunado por haber encontrado esos ojos. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Bellísimas letras poeta, se respira en ellas vida, fuerza, un despertar al amor y con el definitivamente a la vida, sube al acantilado más alto, espera allí la madrugada y si es necesario te tiras de cabeza, pero con las alas de seguir soñando.

    Felicidades y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La foto me recordó a la Playa del Silencio (en Cudillero), tu poema hizo que me apeteciera ir, por ejemplo, a la Playa del Silencio a desmentir todas las horas.

    Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Txema, sencillamente hermoso y nostálgico... quédate en esa mirada el tiempo que desees, las cosas tienen ese valor que nosotros seres humildes e inseguros desamos que tengan, por eso son importantes.

    Un abrazo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  5. FELICIDADES A TODAS LAS MADRES CERCANAS A TI Y A LAS QUE NO TANTO TAMBIEN.

    BESITOS MUCHOS

    ResponderEliminar
  6. M'ha encantat!!!!

    Breu però contundent

    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Precioso Txema, todo, y el final...Quiero mirarme en unos ojos donde quedarme, me apetece tanto.
    a mi tambien....repito, me gusta mucho...siempre me llegas y tocas,petons

    ResponderEliminar