sábado, 30 de abril de 2011

Poema 21.

Me voy, a recibir la madrugada desde lo alto del acantilado, me apetece tanto.
A borrar las huellas que dejé en el camino hacia la nada, para no reandarlo.
A olvidar el cansancio de este alma desarraigada de mares y sirenas embriagadas.
A desmentir horas de locura y compromiso, hasta que cicatricen los besos.
Quiero mirarme en unos ojos donde quedarme, me apetece tanto.
¿Me acompañas?

                                                         ...a Katy Parra, por los empujones.


 
Google.

miércoles, 27 de abril de 2011

Por aquel entonces.

Era la ternura, lo que intentaba descifrarte por aquel entonces,
aunque para ti ese nombre, se diese un aire raro.

Como a algo parecido al suahili, te sonaban 
los poemas de Benedetti y los boleros de Moncho,
a finés, Cowboy de medianoche y Casablanca.

El abrazo en los reencuentros, una mano sobre el hombro,
cualquier gesto complaciente, mi admiración... 

¡ Déjate de mariconadas, Txema ! 

¿ Recuerdas ? Eso solo fue con la ternura .


Eva Durán (Desing)

lunes, 25 de abril de 2011

Bicicleta, cuchara, manzana...

Será, que la intermitencia de esta memoria mía,
viene provocada por constantes subidas de la tensión
o por bajadas del ánimo a la altura de la acera.
Por un falso contacto en los terminales nerviosos
o algún cable roído por las ratas en el desván.

Probablemente, el disco duro se halle abarrotado,
te propongo anexionarme un elemento externo,
hacerme repertir cada mañana las palabras mágicas,
bicicleta, cuchara, manzana...
cada tarde, cada noche entre una y mil veces.

Pero del olvido no me hables.

Google.

lunes, 18 de abril de 2011

Llavis de pluja / Labios de lluvia.

Llavis de pluja, pronunciant el meu nom.
Tant lluny d' aquests llavis eixuts, tremolossos.
Tant cap el verd nord, allà on la terra clou,
on els deus barreixen com capricis, els colors.

Llavis de pluja, esperant el meu bes.
Convidant-me al somni, a viure, a lluitar.
Oferint-me vents, amors i mars,
em feu creure en les bruixes, que no hi sòn, però estan.

-------------------------------------------------------------------

Labios de lluvia, pronunciando mi nombre.
Tan lejos de estos labios resecos, temblorosos.
Tan en el verde norte, donde termina la tierrra,
donde los dioses mezclan los colores, a su antojo.

Labios de lluvia, esperando mi beso.
invitandome al sueño, a vivir, a la lucha.
Ofreciéndome vientos, amores y mares.
hacéis que crea en las brujas, que no se ven, pero están.



miércoles, 13 de abril de 2011

Tú, no eras así...

Tú, no eras así...
( cada vez, enfatiza más al afirmarlo ).

Caminabas largas horas, te detenías,
contemplabas con ánimo de crítica.
Hablabas con cualquiera con tal de sentirte vivo,
te gustaban las persona, sus razones para serlo.

Tú, no eras así...
( la afirmación, es cada vez más contundente ).

Presagiabas bonanzas y pleamares, te lo creías,
hacías que el común y el erudito lo creyesen.
Ilustrabas con mágia y farolillos el futuro,
argumentabas sin miedo, revoluciones necesarias. 

Tú, no eras así...
( reafirma, acusa y señala con el dedo ).

No vivías en pijama y zapatillas,
escondido en la complicidad sombría de la casa.
Desaliñado, impregnado de olor a tabaco y
rendición sin condiciones, casi difunto. 

Samu Rodríguez, fotoperiodista.


domingo, 10 de abril de 2011

Nocturno.

Pienso, que esta absurda fijación por la palabra,  
el sueño que a deshoras me entretiene,
el tanto y el tan poco, el casi y el exceso,
el discurso del besugo, la teoría del loco,
el verso fácil, la absurda rima, la falsa metáfora, 
el crecerme, el regalarme, el creerme.

De nada servirían, si no estás.     


Acuarela de Rosa Prat Yaque.

domingo, 3 de abril de 2011

Solía enamorarse por la tarde.

Solía enamorarse por la tarde.
Decía, que al rozar la llegada del verano,
a la hora de la fresca,
después de una buena siesta,
en el paseo cotidiano.

Decía, que a esa hora las muchachas,
agudizan los sentidos,
acaparan sensaciones,
desenfrenan los motivos, 
justifican los amores.

Que si uno es enamoradizo,
a esa hora, se desatan las pasiones.

                                  Malena Anguera