viernes, 14 de enero de 2011

Una de amor...para una primera vez.

Echarás en falta la leyenda, la poesía
y los fuegos de artificio en la terraza.
El violín no sonará como creías,
con suerte habrá luna llena,
pero sin repique de campanas.

Tendrás la sensación de que algo falta,
cuando después del amor, el amor se aplaca.
Remite cual tormenta de verano y  
se recoge en un cajón de la mesilla, 
junto a un pañuelo, un perfume o las pastillas.

Hasta otro aguacero amor, hasta otro día.

 Fotografía, Samuel Rodríguez.

9 comentarios:

  1. ...cuando después del amor, el amor se aplaca.

    Bonita frase y bonito poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. bello...
    las leyendas sobreviven los tiempos.

    abrazotes, poeta

    ResponderEliminar
  3. Hola Txema.

    Y ¿Qué hacemos con el que nos queda dentro?. Él, nunca envejece ni se desgasta, simplemente cambia de lugar y como es mitad una se va y otra se queda... precioso, por triste, por poético realismo.

    Un fuerte abrazo con beso.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  4. Es bello y melancólico, cuando se hecha de menos lo que había, sólo queda esperar otro aguacero. Cariños

    ResponderEliminar
  5. Al amor extinguido hay que tratarlo como si nunca hubiera existido.
    Un poema melancólico y delicado.

    Besos para ti.

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo poema de amor, Txema, sin fuegos artificiales pero con noches de luna llena.
    Una abraçada!

    ResponderEliminar
  7. PUTA MADRE!! TREMENDO PENSAMIENTO!!! ME MELANCOLIZÓ!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar