martes, 7 de diciembre de 2010

Tarde de invierno.

Esta, puede que sea una más de esas estúpidas y desapacibles tardes de invierno, en las que el escueto todo y la nada -delirantemente-, barajan las escasas probabilidades que tengo, de conseguir la clemencia de tu cuerpo desnudo, del calor de tus favores.
Pero continúo imaginando !
Sobre la mesa, en el sofá, la cama, la alfombra, el ascensor, la centrifugante lavadora  ...
sobre la nada, sobre el escueto todo.



12 comentarios:

  1. Sobre la nada, sobre el escueto todo...

    Sigue dando riendas sueltas a tu imaginación, deja que vuele y encuentre, que arda y queme el frío invierno, es toda nuestra, propia, exclusiva, nuestro mundo, donde nada ni nadie, puede mandar ni controlar.

    En el sofá, en el refri, en la bañera, en el techo, en el cielo, donde te de la gana.

    Un abrazote con besazos, en estúpidas mañanas de invierno, en las que me caliento con el sol, que no tengo.

    ResponderEliminar
  2. Joer... como está el patio, de "nevao".

    Perdón, pero hasta yo imagino algo... bueno que decir que de románticos descatalogados anda la cosa ,uyyyyyyys que bonito.

    Un abrazo cálido.

    aloe.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué le voy a hacer? Apuesto por tí y me pongo de tu parte en la búsqueda de esa "clemencia"... y de mi parte, si se tercia.
    Un abrazo

    (por cierto, acerca de tu comentario en mi blog, te siento cerca)

    ResponderEliminar
  4. Y mientras imaginas en silencio, ella se pasea nerviosa tratando de encontrar el instante preciso en que robarte un beso sea invitación a alcanzar los cielos ardiendo en fuegos más propios del infierno.

    ResponderEliminar
  5. para eso están las tardes de invierno...

    ResponderEliminar
  6. Lo de la centrifugadora está muy bien. En cuanto a esa espera tuya imaginando lo que posiblemente no vuelva a ocurrir, me recuerda a una tela de araña. La araña (tú o yo, o cualquier otro) encuentra un rincón inofensivo donde tejer su red. Cuanto más tarda, más fabulosa es la construcción, pero pocos se llegan a dar cuenta de su presencia, pues sus sutiles hilos son casi invisibles. La araña no precisa cazar para lograr el alimento, ni siquiera moverse. Se sienta tranquila en su rincón, esperando que sus víctimas vengan a ella y se enreden en su red.

    Besosss.

    ResponderEliminar
  7. Se me olvidó decirte algo importante, al menos para mí (aunque creo que ya lo dije una vez): tus letras y tu música me proporcionan una paz infinita, podría estar horas y horas escuchando a Serrat y leyéndote, pero, por desgracia, no dispongo de tantas horas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. me parecen unas sugerencias para tomar nota... no se me había ocurrido y, mucho menos, en la sobria totalidad o en la carencia del cuerpo... aún más difícil todavía. qué lio!!

    al menos en esa imaginación nadie puede interferir, aunque también hay que aprender a representar y crear esa imagen. alguien me enseñó, para todo se necesita un maestro.

    preciosas palabras para fantesear.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Y el invierno es pura brisita primaveral al leerte. Que belleza de palabras unidas por tu sensibilidad.
    Un besote con dolor de espaldas por tanta reverencia maestro!!!!

    ResponderEliminar
  10. No hay mejor estufa que la piel humana.....abre la ventana y rompe la calefacción de casa y seguro que no se te resiste.....

    Ahora saludos....

    ResponderEliminar
  11. Los sueños no realizados creo que son los que más tiempo nos duran. A veces cuando se cumplen, nos decepcionan. Lo importante es soñar...

    ResponderEliminar