martes, 14 de diciembre de 2010

El dios en el que creo.

Ese dios en el que creo, suele mostrarse ante el mundo, como uno más.
Tan mortal y vulnerable, tan de carne, hueso y deseos, como una más.
Le diferencian del común: la predisposición, la lucha,
el querer y poder y un altruismo de serie, que despiertan incluso temores.

No tiene símbolos, los detesta. 
Ni fervientes seguidores, es el quien sigue. 
No camina sobre las aguas, teme ahogarse. 
Ni ofrece sermones en las montañas, cree en la palabra.    
No requiere sacrificios, ni delirantes penitencias.
Ni tesoros, ni plegarias , ni palacios donde escenificar su obra.

A ese dios en el que creo, lo encontrarás desescombrando Port- au- Prince.
Deteniendo un ballenero, en las aguas del Antártico.
Empujando la silla de Miquel, para que pueda ver el mar.
Deletreandole a Elina su nombre, en una pared de Cabo Verde.
Combatiendo contra el olvido, junto a los desheredados de otros dioses.

Ese dios en el que creo, suele mostrarse ante el mundo, como uno más.
Tan mortal y vulnerable, tan de carne, hueso y deseos, como una más.

Fotografía, Lídia Sender.

13 comentarios:

  1. El acto más sublime es anteponer a otra persona. Miles de hombres y mujeres anónimos lo practican a diario. Ellos son la bendición de nuestro planeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No hay mayor dios que el más humano de los dioses

    ResponderEliminar
  3. Ese Dios en el que crees, es justicia, es equidad, es amor, ese Dios en el que crees, es la defensa de la vida, es el agua en los secos ríos, es el alimento en la boca de la distrofia, la libertad en la mordaza, ese Dios en el que crees, es el que llevas dentro y no lo dejes salir...

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Ese también es mi Dios. Muy bella declaración de intenciones en un poema. Leerte y seguirte son la misma cosa. Un abrazo desde Canarias.

    ResponderEliminar
  5. Es el Dios en que yo creo también. Pero ese Dios no querría llamarse "Dios".
    Me encantó.

    ResponderEliminar
  6. Si yo creyese tan solo un poco diria que ese Dios al igual que al demonio lo llevamos todos dentro, el problema es que son muy pocos los que escuchan a esa voz interior, y si aún me atreviese a ir más lejos añadiria que ya lo dicen las escrituras todo esto....Nos creo a su imagen y semejanza y además es igual arriba que abajo...pues o la creación le salió algo torcida o....mejor no contemplar otra opción.

    Un fuerte abrazo Txema

    ResponderEliminar
  7. También creo en ese dios, que trasparenta en tus versos.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  8. Eu estou oferecendo meu cartãozinho de Natal, no meu Blog AGUA DE ROSAS, apareça...
    http://aguaderosas-jacque.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Ahora los dioses combaten contra el olvido y ofrecen plegarias para ser como nosotros "tan mortales y vulnerables". Cariños

    ResponderEliminar
  10. Dios es ética, sensibilidad y está presente en tus versos amigo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola Txema.

    Algunos se pasaron media vida negándolo y otra media buscándolo. Es algo inherente en los seres humanos, en algunos se nota más, tanto la ausencia como la presencia. Bello lo que nos cuentas.

    me alegra estar de vuelta y así veros.

    Un abrazo y todo mi afecto.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  12. ... escribiendo en un blog, fumándose un cigarro con Agustín, en esas pequeñas cosas... humano.

    ResponderEliminar
  13. Aqui me quedo en tu blog junto a ti y junto a este Dios que describes tan bien en el que yo también creo.

    ResponderEliminar