domingo, 14 de noviembre de 2010

Revulsivo.

Ella,  fue la toalla que arrojan al ring, la oportuna campana, 
la cuenta de protección, cuando se daba por vencido.
Rendido y desarmado -como aquel ejército-, esperaba solo,
solamente esperaba, a un lado del camino.

Surgió, de entre el sonido de un tren que se marchaba,
tal vez, el último en pasar por su apeadero. 
Le apresuró, el argumentaba cobardía y cansancio,
ella, coraje y fuerza...lo cogieron.   
  
 ...ahora vive en su casa, se acuesta en su cama,
utiliza su peine, se mira en su espejo,
le deshace el poema, disimula sus canas,
ni quiere, ni deja, que se haga viejo.


Ilustración, Perico Pastor.

11 comentarios:

  1. Ella fué el revulsivo que Él necesitaba.
    Hermosa historia. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada como el amor para no envejer (al menos envejecer mal).

    ResponderEliminar
  3. Es una historia hermosa, Txema, pero, sobre todo, muy bien contada: con poesía, con las palabras justas. ¿Cuántas veces hemos quedado (tal vez sin darnos cuenta) rendidos y desarmados a un lado del camino?
    Me gusta entero, pero hay una frase que me impacta más cuanto más la leo: "le deshace el poema".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Juegas con las palabras creando historias...
    Mi admiración, Txema.

    ResponderEliminar
  5. Y permitimos que nos deshaga el poema, y permito que mi lectura se deshaga en la percepción como un caleidoscopio de letras. Que placer leerte Txema. Sos único. Besos rehechos

    ResponderEliminar
  6. Mi querido Txema, creo te lo he dicho más de una vez, eres increíble, con esa capacidad infinita en tus letras las que van más allá de simples estructuras, las que tocan el alma, como hoy, porque definitivamente creo que el amor es capaz de detener el tiempo y llenarlo de matices hermosos, cuando vemos su reflejo en el espejo y en el alma.

    Un abrazo de esos, sin tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Hermosa historia, el último tren que en muchas ocasiones es el que te lleva a un destino.

    Me gusta la combinación de los trenes los andenes y los espejos,será que todo esto nos convierte en eternos viajeros de la vida.

    Hermoso poema es la vida...

    Un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  8. Poema, historia, no se puede decir más ni mejor en pocas palabras. Me gustan cada vez más

    ResponderEliminar
  9. Bonita historia, final apropiado, un revulsivo ¿quien no lo necesita? muy conseguido, me ha encantado. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Tus poesías, todas, me parecen muy buenas y hermosas. Con tu permiso, me quedaré por aquí. Ah, la música, buenísima. ¡Me encanta Serrat!

    Besossss.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la impresión de ternura que deja este poema, ella coraje y fuerza " le deshace el poema(...)ni quiere ni deja que se haga viejo". Perfecto el final. Cariños

    ResponderEliminar