miércoles, 17 de noviembre de 2010

in memoriam.

Alzaba la botella, como un cáliz,
sonaba Camarón, por peteneras,
la barra americana, un santuario,
lloraban junto a él, las camareras.

Seis días, le duró la borrachera,
sumados a los dos del velatorio,
semana y pico de homenaje,
y no conserva, ni el recordatorio.

Dejaron la legión, el mismo día,
librándose de un consejo de guerra,
la cabra, declaraba a su favor,
aún sigue enamorada y les espera.

No se dejó ni uno de los bares,
se hizo el "vía crucis", solateras,
en cada paradita, el mismo brindis , 
! peazo de cabrón, que bueno eras !

                                                                                      Fotografía, Fab Llanos.

6 comentarios:

  1. QUE BUEN BRINDIS HERMANO!!!!!

    Recibe un saludo y un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. !Qué bueno Txema¡
    Ya sabes que las cabras son muy fieles, de ahí eso de "estás como una cabra". Magnífico , me ha encantado,

    Un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, como tengo algo de cabra, para comentarte tus siempre increibles letras...

    JODERRRRRRRRRRRRRR

    Que bueno te quedó

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Y a mi me dura otros seis días la borrachera de emoción, ya sabes que tengo resaca de tu verso.

    ResponderEliminar
  5. Bueno pues en lo que menos me he fijado yo ha sido en la cabra.....me quedo en el lindo homenaje al amigo.....los buenos de verdad se hacen brindando con agua de fuego pegado a la barra de un bar, todo lo otro....flores, lágrimas o rezos mejor para los que han tenido una vida casta, aburrida y sin nada que recordar...así interpreto este poema Txema, si no es así.....pues le echamos la culpa a la cabra y listo.

    Un fuerte abrazo amigo mío.

    ResponderEliminar