martes, 23 de noviembre de 2010

Burdel de Bombay.

Pacientemente rebaña el plato con el dedo y antes de llevárselo a la boca, 
recuenta de memoria los pocos y cada uno de puñaditos de arroz del alma que le ha regalado el día.


Aquel hombre la mira, élla relame su dedo y acepta la propuesta.








Ilustración de Isabel María González, inspirada en el microrrelato.

8 comentarios:

  1. Pocas palabras has necesitado para denunciar y llegar a nuestros corazones. ¿cuando llegará el día en que podamos hacer propuestas que les llenen el estómago y el alma porque ya no necesiten de nuestras miserias?

    ResponderEliminar
  2. Están por todas partes disfrazados, unas veces de turistas , otras se visten de amigos.

    Quiero ver lo que es, esa realidad está ahí para vergüenza de todos.

    Otras acciones nos reconcilian con nosotros mismos.

    Es necesario recordar eso que nos abochorna... gracias Txema por tu sensibilidad...

    Un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar
  3. En un momento, con pocas palabras llenas de cariño nos retratas la verdad de esta vida que algunos se empeñan que sea miserable

    ResponderEliminar
  4. Te leo y sabes, me emocionas pero a la vez siento una ira incontenible, solemos decir prostitutas tan facilmente, cuando los verdaderos burdeles están a otras esferas, donde no llega el alma.
    Pero tengo fe en el mejoramiento humano y en la justicia a la palabra de esas que dibujan el rostro con lágrimas.

    Te dejo un tema de Arjona, que simplemente es una denuncia necesaria.

    http://www.youtube.com/watch?v=FnvUJNq-Iag



    Te he dicho, que me encanta leerte, y que llegas allí, justamente donde debes de llegar.

    Gracias amigo mío

    ResponderEliminar
  5. Cuanta verdad se ve reflejada en tus letras. En muchos lugares se vive a diario con éstos flagelos que azotan la humanidad.

    Un fuerte abrazo amigo

    ResponderEliminar
  6. Siempre tenés la palabra justa, la metáfora perfecta, tocás los temas que muchos no se atreven,e invitás a diario a que te leamos olvidandonos del mundo.
    Besazos

    ResponderEliminar
  7. Crudo y muy real. Empatía total.
    Me encantó.
    Muy buena también la ilustración. Un abrazo para los dos.

    Begoña

    ResponderEliminar
  8. La vida que le da tan poquitos puñados de arroz, la ofrece como plato ante otros ojos hambrientos. Triste ...y dolorosa situación.Cariños

    ResponderEliminar