miércoles, 6 de octubre de 2010

Mal día.

Hoy, el café de la mañana, es más amargo que de costumbre,
no cantan los pajaritos, no se levantaban las nubes.
Por los patios de luces, no se oye jugar a los niños
el camino a la escuela, va casi vacío.

Personajes de cuento y hadas, despiertan, 
revientan de ira, blasfeman, condenan.
Acorralan, amenazan y piden explicaciones,
al insensato dios, de los mayores.

Hoy, el chaval, pronto, muy pronto,
a colgado el cartel y se ha ido.

A Pau Saulé,camino de la escuela.


3 comentarios:

  1. Y se van tras los versos los pájaros de la emoción, y dejo un beso en el café.

    ResponderEliminar
  2. A veces la vida pasa entre carteles escondidos y palabras al viento, y es necesario beber en cada sorbo de café un poquito de esperanza, para seguir...

    Abrazos de ida y vuelta.

    ResponderEliminar
  3. un mal día hace que los sabores amargos se concentren, y también los humores negros exploten de furia. Mientras el chaval ha dejado de serlo, y tal vez no escuchó ninguna explicación. Saludos

    ResponderEliminar