domingo, 24 de octubre de 2010

El prestamista.

Se refugió, en la absurda máxima de darle al tiempo, tiempo.
Le fió el futuro, le dio confianza, le otorgó poderes,
puso en sus manos, el proyecto, la utopía... los deseos. 
El tiempo, se mostró al poco tiempo, como huraño prestamista,
sin testigos, sin notario, sin piedad.
Como tantos otros, acabó refugiado en el voraz desaliento 
que provoca en los hombres, el paso del tiempo.




Ilustración, DamasArt.

                                                                                                                         

12 comentarios:

  1. Al tiempo no hay que darle tiempo, ni "un tranco de pollo", es traicionero, mentira que todo lo soluciona, es eso justamente un "huraño prestamista" y avaro, todo lo traga, todo lo destruye, paradójicamente.
    Ahora, mi tiempo al leerte es de lo más generoso.
    Besos sin tiempo

    ResponderEliminar
  2. No podemos prestar aquello que no nos pertenece, porque termina volviéndose en contra nuestra. El tiempo, como todo lo que nos rodea nos es algo prestado, no podemos disponer de ello como si fuera nuestro porque no nos pertenece.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Perdón!, se me olvidó. Un muy buen micro-relato; transmite fuerza, vida, y sentimiento.
    ¡Excelente!

    ResponderEliminar
  4. El tiempo es un préstamo que debemos aprovechar y gastar hasta el último instante, sin ningún desaliento. Muy buena crítica a la filosofía absurda de lo cotidiano. felicitaciones porque leer y pensar a partir de esa lectura es un raro privilegio. Abrazos amigo

    ResponderEliminar
  5. Resumes a la perfección, Txema, toda la filosofía de vida del que da tiempo al tiempo. Y, sin hacerlo, me urges a darle la vuelta y vivir y vivir y vivir. Carpe diem.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Buenos días Txema. Poetíca manera de situarnos ante el espejo; el tiempo... él no apremia , somos nosotros que lo consumimos deprisa. Deberíamos tomar clases de perder el tiempo en conocernos, disfrutarnos y recrearnos en nuestros propios pensamientos.
    Muchas veces creenos que si pensamos no vivimos , pero sinceramente siento que sólo vamos un poco demasiados revolucionados. Parémonos a mirar y si es posible "Ver".
    Gracias por tu manera de mostrarnos eso que nos atañae a todos.

    Un abrazo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  7. Y qué hacer con ese prestamista, huraño e insistente en cobrar dádivas....enfrentarlo no sería posible, mejor seguir el juego y vivir, vivirlo, sentirlo y ser, sencillamente ser, tomarlo de la mano y demostrarle que a pesar de él, todo es posible, aunque al leerte se me arrugue el alma.

    Eres increíble...

    Besos y una melodía de tiempo


    http://www.youtube.com/watch?v=YNb-fmdvaPM

    ResponderEliminar
  8. Dícele un jitano a otro...
    Por donde andas compadrito ?
    Dando vueltas al atajo.

    ... por llevar la contraria.

    ResponderEliminar
  9. Ayer vi una película que me ha dado que pensar, lo cual suele ser buen indicador de la cinta. En ella se ve a un viejo que le dio demasiado tiempo al tiempo, y un joven que, sin embargo, se ha enfrascado en vivir la vida. De Niro encarna al viejo... y dan ganas de no darle tregua al tiempo.

    Por desllevar la contraria !

    ResponderEliminar
  10. Será pedir, falta de merecimiento ?
    Será el que exige, galeote o verdadero ?

    ... nos sobra el tiempo ??

    ResponderEliminar
  11. Arriesgar lo seguro por lo incierto,
    para ir a la búsqueda de un sueño.

    El sueño nos eligió a nosotros,
    que hacemos pues, despiertos.

    ResponderEliminar
  12. la luz al final del tunel, siempre nos espera,
    todo se aclara, la verdad te ilumina.

    ResponderEliminar