lunes, 4 de octubre de 2010

Del amor y mi egoísmo.

En cada una de las circunstancias que le adjunto a tu paciencia,
ya sabes, mi "yo, soy yo", no existe, si no es contigo.
En los sueños clandestinos donde falta tu presencia, 
me pierdo en la noche, pierdo la noche,  la noche maldigo.    



Hasta el último eslabón de la cadena alada que nos une y hace libres.
Te quiero, conmigo.

Por el tiempo, el insensato tiempo que no sabe de tiempo,
que acelera mis pasos y me muerde en los talones .
Por las esperas, porque siempre estoy volviendo,
al amparo tolerante de tus ojos marrones.




Hasta la habitación sombría donde muera, si es que muero en una cama.
Te quiero, conmigo.


            Fotografía, Colita .

4 comentarios:

  1. Es uno de los más hermosos que te he y que he leído.
    "la cadena que nos une y hace libres" !!
    Hay una frase de Neruda que dice: "para que nada nos separe, que nada nos una".
    Besones de sueños clandestinos

    ResponderEliminar
  2. La habitación nunca será sombría, cuando irradia la luz que proyecta la libertad del amor.

    Abrazos alados...

    ResponderEliminar
  3. Un poema generoso, como lo es el amor;cuando se ama nada se tiene y nos parece que estamos plenos llenos de eso que únicamente sabemos hacer dar... creo que eso es AMOR.

    Un beso.

    aloe.

    ResponderEliminar
  4. Entro a tu blog por Boherase.
    Infatigable ese te quiero maravilloso ese conmigo.
    Cordial saludo.

    ResponderEliminar