jueves, 30 de septiembre de 2010

Relación estacional.

Otoño recién estrenado y Primavera reventona,
se citaron a las seis, en la pensión que hay en mi calle.
Discreta fortaleza, en la que se refugian los amantes,
una vez al mes, cuando el viene a Barcelona.

Disponen de poco tiempo, de bidé y de toalla,
de poco que contarse, de casi nada que se saben.
Así es como los secretos, pueden guardarse,
con suma discreción, por si algo falla.

Otoño retrocede, hacia un mayo esplendoroso,
Primavera se adelanta, hacia un septiembre de pasión.
Olvidan que día es y que estación,  
y en un punto estival, casi es agosto.
  

4 comentarios:

  1. El amor en estaciones y el deseo en espiral, los amantes.
    De fondo una canción...

    Abrazo entre pequeñas cosas y mis manos abriendo una cajita de música.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico...

    "Así es como los secretos, pueden guardarse con suma discreción, por si algo falla".

    Me gusta mucho la personificación... que haces de las estaciones.

    Un beso.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  3. El deseo no sé que rumbo toma, ni que elipse, pero siempre envío mis abrazos de espiral, que coincidencia...
    Besos de pensión.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso poema que aúna la pasión de un encuentro furtivo con el juego que dan las estaciones....

    Un fuerte abrazo amigo Txema

    ResponderEliminar