martes, 14 de septiembre de 2010

Recomiendo.





















al poeta, que se beba la libertad, hasta el delirio.

a la libertad, que ejerza todos sus derechos.

al derecho, que se imponga ante todo.

a la canción, una sutil forma de arma arrojadiza.

a la cultura, seriedad señora, seriedad !!!

a la alegría, que se transforme en tsunami a escala mil millones.

a los jueces, que nivelen la balanza en arcas y básculas soler.

a la juventud, la defensa de la vida, ante sus jueces.

al viejo, no pedir nunca perdón por sus errores, que denuncie a la vejez en un juzgado de guardia.

al recuerdo, que no sea malo.

al sueño, que perdure en la memoria ,hasta dejar de serlo.

para seguir viviendo, rastrear en las locuras cometidas, a ser posible revivirlas, sin prejuicios, sin dudas y si dicen que digan.

¿quien soy yo, para recomendarle nada a nadie?

4 comentarios:

  1. Tengo la libertad de la emoción,es un derecho, obligación y adicción leer tus letras, y yo sí, soy alguien para recomendar tus letras, egoístamente porque me quedo con estas poesías que me llenan el alma.

    ResponderEliminar
  2. Que perduren los sueños, las locuras cometidas, liberando el alma de prejucios, conservando su libertad, porque libre nacimos y es la libertad la que alimenta la esencia de la vida..
    ¿ quién eres para recomendar ?

    Un poeta que emociona, que llega y se queda...


    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado este poema tan lleno de sabias recomendaciones, y con un final tan pleno de sabiduria y modestia.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Tal vez un soñador ... que desea que los sueños no se duerman...
    Un abrazo.

    aloe.

    ResponderEliminar