jueves, 5 de agosto de 2010

Quiromancia.


El viejo director de teatro, llegó a la conclusión,después de leerle las líneas de la mano;
de que el día en que supiera exactamente,
 lo que quería hacer con su vida, sería un triunfador.
Treinta años después, se revisa las palmas cada mañana y continúa dándole vueltas al futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario