martes, 24 de agosto de 2010

A mis 14.

Diseñaba castillos, en la brisa amable del Barrio Chino.
Llegué a construir alguno, más allá del espacio, donde la infancia despide a los niños, en el que todas las prisas son pocas y sin vergüenza, soñamos.
Más que sueños, espejos en los que quería reflejarme.
Películas de aventuras, sobre una pantalla enorme, yo era el chico en todas ellas, modestia aparte, éramos yo, y yo, y yo....y mis catorce.












                                                                                  


No hay comentarios:

Publicar un comentario