miércoles, 7 de abril de 2010

Intento fallido.


Tomo impulso, mucho impulso, aún más impulso...
Coloco en mi ordenador de a bordo, las coordenadas del microrrelato.
Compruebo minuciosamente, que todo esté correcto, nada puede quedar en manos de la improvisación.
Me encomiendo a Mafalda y.... ¡ Salgo disparaaaaado !
Haré como Juan Gaviota, picado, espiral, tizabuzón,doble mortal...¡ Que maravillaaaaa !
Todo es azul, muy azul, cada vez mucho más azul....
Despierto, empapado y aturdido.¿ Que ha pasado ?
Timida y muy educadamente, se me acerca un delfín.
-¿ Se encuentra bien amigo ?,¿Puedo ayudarle en algo ?.
(Entre otros muchos idiomas, también hablo delfinés)
-¿ Que ha ocurrido ?,¿ Donde estoy ?.
-Ocurrir, ocurrir, lo ignoro.
Pero el amerizaje ha sido extrordinário,
se encuentra usted, en mitad del océano.
-¡ Imposible !, estaba todo supervisado y controlado,
para llegar al corazón del microrrelato.
-Pués algo habrá fallado, pájaro extraño.
Si no necesita nada más, le dejo, continúo con mi travesía.
-Gracias amable delfín, yo continuaré intentándolo.

1 comentario:

  1. Los sueños no tienen fronteras y te pueden llevar muy lejos, incluso hasta el centro de tu hermoso micro-relato y sabiendo hablar delfinés. Un abrazo.

    ResponderEliminar