domingo, 14 de febrero de 2010

Volver, para volver a volver.


Volver, a los atardeceres de tu calle en verano,
al disparate de nuestros dieciseis años,
con todos y con todo, para todos y para todo.

Al sigilo con que medíamos la cotradicción y las imposiciones,
a mirar sencillamente, a la capacidad de asombro,
al tesoro oculto de lo incierto, a la enorme entrega en cada nueva caricia.

Volver, para volver a volver.

2 comentarios:

  1. Creo sinceramente que tenemos mucho en común, amigo, y por ello nos seguiremos viendo en forma asidua. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como no he podido contactar contigo por correo, lo hago dejando un comentario. Me gusta tu blog, y te felicito. He visto en tu perfil que defiendes la libertad y que coincidimos en ello. Por ello te invito a que visites mi blog, ya que de eso se trata, si bien desde un punto de vista satírico y barroco. Saludos

    ResponderEliminar