lunes, 22 de febrero de 2010

No vuelvas tarde.


El día en que la dirección del periódico solicitó incautos románticos, para cubrir la información de la tragédia, todos los fotógrafos que en aquel momento se encontraban en la redacción de internacional, desaparecieron de allí, como Houdinis pletóricos, con el truco en el zenit de su esplendor.He dicho todos?, no es así, todos menos Samuel.
En el mensaje de hoy, me dice que tanto el objetivo de la Nikon, como su corazón, ya empiezan a coincidir a la hora del disparo y que poco a poco, van unificándo el critério y la realidad.
Comenta la fotografía que me ha adjuntado y os adjunto, de esta manera: El grupo de Pallasos sin fronteras con el que estoy trabajándo, son gente acojonánte Txema, son el altruísmo elevado a una poténcia incalculable, solo tienes que mirar las caras de los niños de Puerto Príncipe.....
Samuel, te pienso y yo también sonrío, con una cierta angustia, pero sonrío.
No vuelvas tarde.

Fotografía de Samuel Rodríguez Aguilar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario