jueves, 7 de enero de 2010

Sin remedio.


La sensación, es extraña.
Te envuelve la tela de araña,
la padeces, la disfrutas,
te revelas, luchas y te encanta caer rendido,
que te haga prisionero.
Una agresión consentida, en toda regla.
Masoquismo, puro y duro,
ternura desmedida, atracción por lo prohibido,
-te hace humano-
Juras por tu dios,que nunca más!!!

Y en venganza, vuelves a escribir otra poesía.

1 comentario:

  1. Uf! Conozco esa sensación.
    Qué bien escrito está este micro.

    ResponderEliminar