domingo, 12 de julio de 2009

Es caprichoso el azar.



Octubre,17 del 88.
Serían las cinco de la tarde, hora del té para los ingleses(no la hora torera,porque no me da la gana) para ella, la del descanso en la peluquería donde trabajaba,lo del ritual inglés,se la trae bastante al pairo, era la hora del carajillo de anís del mono.No recuerdo,si la tarde anunciaba chaparrón o si el poquito sol que entra en la calle Boria,hacía tiempo para irse.Ni si ese día eché mano a la botella del chulo de Badalona,la de los villancicos,igual fué un agua con gas-Fonter-.....No sé,si la peluquera estaba donde no tenía que estar,yo si, trabajaba en ese bar-no por eso,deja de ser caprichoso al azar-, no sé si la busqué,con el tiempo supe,que ella si me vino a buscar a mi,ni si fué o no sin querer,pero era el momento.Lo que si recuerdo,es su mirada y aquel dichoso mostrador poniéndo barra de por medio,lo que si recuerdo,es que hacía tanto tiempo que la esperaba.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario